Las formas de las piezas viene determinada por las necesidades cotidianas de las distintas épocas, así las formas más antiguas eran destinadas al almacenamiento o transporte de líquidos o para usos culinarios. De estas formas más antiguas destacaremos los cántaros, botijos, cantimploras, etc, para transportar el agua, pucheros para cocinar, ollas para echar el chorizo en aceite y otras muchas piezas destinadas a otros diferentes usos.

Algunas de estas piezas son utilizadas para lo que han servido siempre, tales como las ollas de la matanza, los botijos para agua o las cazuelas.

La decoración de las piezas es casi nula, añadiéndose exclusivamente unas rayas en forma de zigzag que se hace en la parte superior de los cántaros, ollas, media cántara, etc.

El baño viene determinado por la utilización de las piezas, así las cazuelas, ollas, etc, son bañadas en la parte interior para hacerlos impermeables y otras como cántaros, botijos,etc, no se les baña nada más que un poco por el cuello.

VENTA

La producción del alfar era vendida en los mercados de los pueblos, destacando el que se realizaba en Ayllón todos los jueves del año y, en especial el día de San Juan, o bien se dejaban las piezas en casa de algún familiar en distintos pueblos para el abastecimiento de estos. Hoy en día las piezas se venden en el propio alfar o bien asistiendo a varias Ferias de Alfarería y Cerámica que se celebran por distintas capitales de España, de la cual cabe destacar la Ferias de Alfarería y Cerámica que se celebra en la provincia de Zamora durante la festividad de San Juan y San Pedro.

 


PayPal